Entradas

Mostrando las entradas de diciembre, 2008

Física Cuántica Multipletórica

NORUEGA (agencia ADINV) - Científicos de la Universidad de Harfmon, estado de Lirsney, recientemente determinaron que "Todo es absoluto y que nada es relativo", echando polvo sobre la Teoría de Einstein que afirmaba lo contrario. La simplicidad del enunciado dejó a más de uno con la boca abierta y sin poder refutar el mismo. A continuación enunciaremos el único inciso que posee la novedad física:
1) Dos más dos es cuatro, y así con todo, no hinchen las pelotas"Para dar ejemplos, se puede decir que "2 + 2 = 4", "red en inglés es rojo en español", "Beethoven era sordo", "el amor es ella", etc.

Enunciada esta teoría, el gobierno noruego se puso en marcha y dictó nuevas leyes dialécticas amparados en la física, consensuadas por mayoría absoluta en el congreso, las cuales desierran palabras como "depende" o "tal vez" del lenguaje cotidiano.

Mueven blancas

Imagen
Propongo el siguiente juego:
Objetivo: Los participantes deben quedar unidos cara a cara y tomados de la mano.Cantidad de Jugadores: Un participante de sexo femenino y un participante de sexo masculino.
Participantes secundarios: El número puede variar entre 35 y 55 personas.Componentes: un Dado (no incluído), un lápiz/birome/lapicera, un pasaje/boleto por ronda, un transporte/bondi, un chofer/motorman.Duración de la partida: Preferentemente 30 días.Nivel de Dificultad: Alto.
Reglamento
Tiempo de Juego:El juego consta de rondas en los que cada participante puede optar por hacer uso o no de su turno. Cada ronda, podrá ser llamada también "viaje". No se tomará como ronda aquel viaje en que no se hallen los dos participantes principales.
Si finalizadas las 30 rondas no se cumple el objetivo del juego, se dará por vencedor a aquel que continúe feliz con su vida.
Cuanto más temprano pueda conseguirse el objetivo, mayor será el grado de satisfacción de los participantes.
Distribución de…

Audrey

Se asomó en el mar de cabezas, intentando que su vista superara la media, intentando encontrar el tesoro oculto que lo esperaba.
La vio sentada en el fondo. Los lentes tapaban sus ojos y no pudo mirarla. Se dejó llevar por la gente que bajaba y subía, avanzando posiciones en su camino hacia ella. Se entregó al destino, apostando su suerte a que el futuro se imponga y lo deje cara a cara.
Los nervios aumentaban paso a paso, su corazón comenzaba a pasarle facturas y la transpiración lo abrazaba mientras la distancia se hacía más corta. Al fin se detuvo, faltaban sólo un par de metros. Aprovechó esa situación para tranquilizarse. Convenció a su cuerpo de que volviera a respirar, a su corazón para que cese con su baile y a su mano para que encuentre asilo en su bolsillo. Y allí la encontró, su silueta en el reflejo de la ventana le permitía un esbozo de rostro que cerraba sus ojos detrás de los vidrios oscuros.
El libreto se repetía una y otra vez en su mente. La cuerda del telón se encontra…