Entradas

Mostrando las entradas de junio, 2006
Imagen

Pájaros prohibidos

Los presos políticos uruguayos no pueden hablar sin permiso, silbar, sonreír, cantar, caminar rápido, ni saludar a otro preso. Tampoco pueden dibujar ni recibir dibujos de mujeres embarazadas, parejas, mariposas, estrellas ni pájaros.
Didoskó Pérez, maestro de escuela, torturado y preso "por tener ideas ideológicas", recibe un domingo la visita de su hija Milay, de cinco años. La hija le trae un dibujo de pájaros. Los censores se lo rompen a la entrada de la cárcel.
Al domingo siguiente, Milay le trae un dibujo de árboles. Los árboles no están prohibidos y el dibujo pasa. Didoskó le elogia la obra y le pregunta por los circulitos de colores que aparecen en las copas de los árboles, muchos pequeños círculos entre las ramas:
- ¿Son naranjas? ¿qué frutos son?
La niña lo hace callar:
- Ssshhhhh
Y en secreto le explica:
- Bobo ¿no ves que son los ojos? Los ojos de los pájaros que te traje a escondidas.

Eduardo Galeano
(1976)

Cábalas

Bueno, colaborando con la sociedad, prometí no bañarme mientras Argentina siga con vida en la copa.
Las mujeres deberían implementar la cábala de irse durante un mes a la casa de la madre.
A aquellas que no tengan, les presto la mía.
Que queden sólo las putas, porque si gana Argentina hay que salir a festejar.

Nota: Este post no es machista sino estrictamente futbolero. Aclaro que en cualquier otro período durante los próximos 4 años y los 4 anteriores, estuve y estaré totalmente en contra de lo que acabo de decir.

6/6/6

Basta! corten!
Se acabó la función!
Basta de este público patético que forma parte de la comedia.
Se arrastran, piensan que avanzan hacia los libros... los libros! las sagradas escrituras!
ignorantes... pobres bestias...
creen salvarse
creen ascender a los cielos!!!! ja!!!
cumplen con sus dogmas sagrados... ridículos....
milenios estudiándolos... preparando el futuro meticulósamente planeado.
todo...
ellos confiaron en mí... se sintieron cómodos en su personajes de desdichados en busca de la sola promesa del Eden.... confiaron en su pasado... confiaron en lo escrito... entregaron sus vidas para salvarse... ME ENTREGARON SUS VIDAS! Logré que alabaran lo inexistente... logré que idolatren mis escritos... me los fui llevando de a uno... de a miles...
Quisieron continuar con la comedia pero no pudieron con ellos mismos...
Los sedujo lo infecto, la opinión clamorosa de las cloacas, las circuncisas lenguas de cemento, los vocablos, las sombras sin remedio.
Y aquí están:
más pálidos que nunca; como tibios…