Entradas

Mostrando las entradas de febrero, 2006

No te enloquezás

Si me hostigo a mí mismo... me hosmigo?

Dragoncito (ME MIRA!! ME MIRA!!)

Si, como un nene, vi el efeto ótico en una página y me lo bajé. Lo recorté, lo armé y lo filmé. Me encantó, así que si a alguno le gusta, lo puede bajar y recortar. Aquí la obra de arte.

Y aquí tienen el archivo para descargar para imprimirlo y armarlo ustedes.
Os aseguro que sereis la alma de las fiestas!!!
Yo lo armé, porque me place.

y empecé nomás...

Estoy mejor de lo que pensaba y peor de lo que hubiera querido...
Será cuestión de ponerme las pilas.

El sabor de verdad

Imagen
El otro día volvió Leo de sus vacaciones por Perú. Siempre trae regalitos, y aunque nunca soy de pedir nada (la última vez Diego de Miguel me preguntó qué quería que me traiga de su viaje a España y le contesté: Alfajores) ligo de carambola alguna exquisitez regional o pilcha ad referendum. Esta vez me trajo una remera de Nazca, que es el lugar donde los extraterrestres hicieron dibujos en el piso (el que me tocó fue el del pájaro, obvio). Los dibujos están hechos sobre la tierra y se pueden ver sólo desde las alturas, y son una especie de Pictionary Interestelar. Pero se ve que los alienígenas no sólo se dedicaban a las artes plásticas, sino también a la construcción. No hay una explicación racional de cómo mierda pudo hacer el hombre para construir las ruinas de Machu Pichu (aclaro que cuando fueron concebidas, no las levantaron como ruinas, digo para algún gilastrún). Los Incas no conocían la rueda, así que salvo por levitación, teletransportación o desmaterialización/materializació…

Al paso...

Ya el otro día hablé del recital que hizo el Flaco, pero hay otro recital en sí mismo que es único: el recital de la gente. Todas las edades, chicas con sus novios, madres enamoradas, flacos filósofos, pensadores fumados, fumados pensadores, viejos amantes del rock nacional que lo sigue desde hace más de 30 años... en fin, un conglomerado humano de características zoo-lógicas.
Antes y después del recital, en el camino de ida y en el de vuelta, uno pude escuchar frases, metáforas y teorías de todo tipo. El otro día, la que más me gustó fue esta:
Recién cuando te mueras, vas a ser vos mismo...
No me gustaría estar en las ojotas del interlocutor.

Exactas 2

Imagen
Increíblemente hermoso el recital del Flaco Spinetta el sábado en el Rosedal. Organizado gratuitamente por el Gobierno de la Ciudad (agarrate Catalina, que cuando venga Macri se acaba la cultura y la educación), literalmente llenó el bosque de Palermo.
Hacía mucho tiempo que no veía al Flaco tocar groso, la última vez fue en La Plata por el año 89 ó 90, también gratis y con una Plaza Moreno hasta las bolas de gente, donde presentó mayormente temas de Tester de Violencia. De esa misma época es el disco "Exactas".
De lo que recuerdo (alguien con memoria para ayudarme, plis) tocó:
Resumen PorteñoA Starosta, el idiotaKamikazeLa Herida de ParísEstás hermosa hoy (nuevo)Nelly, no me mientasBuenos Aires, alma de piedra CrisantemoLaura vaJardín de GenteVidamíHalo LunarLas cosas tienen movimiento (de Fito)Durazno SangrandoLos libros de la buena memoriaA su amor, alliBueh, esperemos que se repitan estos espectáculos, que Ibarra siga o al menos que se continúe con los puntos positivos de e…

Correo de voz, que quitas el pecado del mundo...

Próximamente con ringtone para tu celular

1º de febrero, Día del Animal?

Imagen
Yo tenía entendido que el día del animal era el 29 de Abril, pero bueh... parece que lo cambiaronYo no voy a ser menos, así que también puse uno:
El resto que salga a buscar al menos un gato al Jardín Botánico (Gatónico diría Mario).

Juegos de niños

El cumpleaños se estaba volviendo un plomazo, en cualquier momento nos poníamos a jugar al "dígalo con mímica" y ya me veía el final meta guitarreada con Marce y Leo. Facu propuso jugar a un juego nuevo que compró, el "Delirium Vitae" y la idea no nos pareció del todo mala. Desde que lo compró, jamás pudimos jugarlo, dado que las exigencias de participantes eran demasiado elevadas. Requería un mínimo de 15 personas, agrupadas en cinco grupos de tres, y tal cantidad de gente era muy inusual verla en casa.

El juego de entrada nos pareció divertido, uno de esos típicos juegos de dados, preguntas y respuestas, donde cada cartón tiene una prenda ante cualquier respuesta errónea. A medida que el juego avanzaba, se cambiaban los colores de los cartones, subiendo la dificultad en las preguntas y por supuesto también en las prendas. El equipo que respondía mal tres veces quedaba descalificado.

Los grupos estaban bastante parejos, y no hubo inconvenientes en completar el color…